COMUNICADO FONASA PLUS

COMUNICADO FONASA PLUS

Recientemente hemos podido tomar conocimiento de la propuesta de la Comisión Presidencial que busca la generación de un acuerdo nacional de salud, supuestamente para Chile y los chilenos.

 

Una de las primeras cosas que hemos tomado conocimiento de su funcionamiento es que se pretende intervenir en el Fondo Nacional de Salud: FONASA.

 

El Fondo Nacional de Salud no es un accidente en la historia de Chile, por el contrario, su existencia tiene precedentes importantes en los que la visión de los salubristas que erigieron un modelo de salud que logró situarse entre los primeros de nuestro continente, buscó dar cobertura en la atención en salud al mundo del trabajo. Su antecesor fue el SERMENA, entidad de larga data y de cuyo desarrollo logró incorporar ejes ordenadores para la atención de las enfermedades, abriendo opciones para la atención de los pacientes con quienes hacían ejercicio privado de la medicina.

 

Era ni más ni menos que el acuerdo alcanzado con dos visiones salubristas que antaño se enfrentaban, la que veían los creadores del Servicio Nacional de Salud que entendían la salud como un derecho , y quienes veían en la atención de salud una opción de potenciarla desde lo particular, ciertamente una salida “a la chilena”.

 

Para nosotros, como Federación Nacional de Funcionarios de la Subsecretaría de Salud Pública, lo hemos dicho siempre, la salud es un derecho social que va más allá de la enfermedad. Entendemos que es responsabilidad colectiva y garantizada por el Estado, la atención de quienes ven detrimentada su salud y que son afectados por enfermedades de diferente naturaleza que exige tratamiento, cuidado, reposo y recuperación.

 

Que es responsabilidad del Estado operar frente a los diversos factores que inciden en la mantención y mejoramiento de la salud de la población, particularmente en aquellos que permiten bajar los porcentajes de enfermedades cuyos factores pueden prevenirse. Allí debería ponerse el acento y la inversión de salud tenga una rentabilidad social que se expresa con claridad en el PIB y no que se entienda como un gasto.

 

En la actualidad FONASA tiene por Misión “Ser el Seguro Público solidario y único, que garantiza el acceso universal a salud de calidad, oportuna y con protección financiera a toda la población asegurada”.

 

Su Visión es “Garantizar cobertura universal de salud a toda la población” y a ello se suman sus Objetivos Estratégicos de “Construir un nuevo Plan de Salud, preventivo, integral y flexible que responda a las necesidades de los ciudadanos, asegurando acceso a cobertura efectiva de salud con protección financiera”.

 

Todo esto en el contexto de una reforma al sistema sanitario que, en lugar de potenciarlo, abría cauces graduales a la generación de opciones que veían más a la atención en salud un negocio que un derecho.

 

Aun así FONASA tiene a su haber que cubre la más alta cobertura de atención en salud, especialmente de los sectores más carenciados.

 

Todo ello ahora está en cuestión como consecuencia de lo que la comisión pretende imponer; lo que verdaderamente se intenta es transformarlo en un Seguro Estatal que devenga luego en una ISAPRE estatal.

 

La comisión marcha a contrapelo de lo que la comunidad viene exigiendo, poner fin a las AFP y terminar con el descarado robo de las ISAPRES. Instalar una ISAPRE del Estado no garantiza que estas sigan obteniendo extraordinarias ganancias como una AFP del estado no garantiza el mejoramiento de las pensiones.

 

Se pretende cambiarle el rostro a FONASA para luego dotarle de “independencia” para recaudar y cobrar, diseñar planes y venderlos. Es decir, la salud se transformará, por esta vía en un bien de mercado, transable al mejor postor y no un derecho universal

 

Se autodefine su futuro fundamentando que dejará de ser “un financiador del gasto” para ser “un comprador de soluciones”, ¿dónde están esas soluciones?, en las grande clínicas, en las mutualidades, cuyos centros hospitalarios fueron concebidos con otros fines o en las transnacionales hospitalarias que ya se instalan en el país.

 

Estamos ante la tentativa más feroz para desmantelar la Salud Pública e incrementar la desprotección social. Se olvidan que uno de los problemas centrales en la atención de salud no son los recursos sino como estos son administrados, en la mayoría de los casos por médicos cuyas competencias en administración son inexistentes. Al estar en cargos de gerencia pública dejan sus tareas propias de su profesión, incrementándose con ello la población sin ser atendida.

 

El gobierno está comportándose del mismo modo que la dictadura cuando dilapidó la propiedad social chilena. Primero una gran campaña de desprestigio, quitar los equipos de gestión (en este caso se hizo desaparecer, encarceló y exilió a una gran mayoría de ellos). Luego se le privaron de los recursos, se ineficientó su quehacer, se declararon en quiebra, se convirtieron en unidades económicas y luego se vendieron a chaucha entre los advenedizos y oportunistas integrantes de la dictadura o sus adláteres.

 

Es lo mismo que pretenden hacer con la Salud Pública. Hace ya tiempo que están en campaña en contra de la COMPIN, Mañalich pretendía a transformarla en una aseguradora estatal. Ahora se presenta el nuevo proyecto de Modernización de COMPIN con la implementación de la Licencia Médica Electrónica queriendo hacer ver que con ello se terminarán con los pagos atrasados. Propaganda manipuladora que juega con las aspiraciones de los usuarios que requieren del subsidio, sin embargo, olvidan dos cosas; primero que la Licencia no puede pagarse antes de su vencimiento, es decir, una Licencia Médica no puede pagarse antes de 15 días si fue emitida por 30 días y segundo que para que la Licencia Médica Electrónica tenga eficiencia se debe tener a todos sus componentes en el sistema; los médicos, clínica, centros médicos y hospitales (prestadores en general), FONASA y los Empleadores; he aquí donde se presenta la disyuntiva, ya que los empleadores son los grandes ausentes, en una gran mayoría insertos en él y que están, al parecer, absolutamente descomprometidos con esto.

 

Ahora apuntan a un asunto que es de crucial interés que es la capacidad de entregar prestaciones con agilidad, las listas de espera son una cuestión acuciante para los pacientes y la solución pareciera ser la derivación a prestadores privados cuyos costos son sideralmente más caros que los del sistema público.

 

La propuesta de la Comisión, que el Presidente Sebastián Piñera construye, al parecer, para sacar las castañas con la mano del gato, es ni más ni menos que abrir, de par en par el acceso de los privados al lucro de las platas públicas, el último nicho del Estado al que requerían acceder los rapaces que sostienen el neoliberalismo y que se alimentan de él.

 

DIRECTORIO NACIONA FENFUSSAP

FEDERACIÓN NACIONAL DE FUNCIONARIOS

DE LA SUBSECRETARÍA DE SALUD PÚBLICA

 

Agosto 10 de 2018.

 

También te podría gustar...

Deja un comentario