COMUNICADO PUBLICO FENFUSSAP

  • IMG-20190822-WA0024

 

 

LA MUERTE DE LA COMPIN

 

Las recientes informaciones transmitidas en la prensa escrita en un matutino de circulación nacional en donde la Subsecretaria de Salud Pública, señora  Paula Daza Narbona, indica que «la propuesta implica una reforma estructural a la actual COMPIN” tras la idea de «simplificar el proceso de la Licencia Médica».  En la nota de prensa también se cita al Ministro de Salud, Jaime Mañalich, quién indica que «estamos trabajando intensamente con el Ministerio del Trabajo para crear una institucionalidad diferente a salud para que maneje el fondo de incapacidad laboral.

 

Nuevamente el Ministro Mañalich busca legislar en las sombras y a espaldas de los trabajadores y sus gremios sin considerar la experiencia que tenemos y el necesario aporte a la solución de los problemas que se enfrentan en la Compin, ya intentó llevarse la  COMPIN a FONASA  en el primer gobierno del presidente Piñera. Cabe hacer notar que las tareas de la COMPIN no sólo se reducen a la gestión de la Licencia Médica, sino a un conjunto extraordinario de otras acciones de las cuales nada se dice.

 

La nota se fundamenta en que, según la Superintendencia de Salud las 6 ISAPRES tramitaron un total de 1.606.524 Licencias Médicas de ellas 258.571 fueron rechazadas es decir el 16,1 % en tanto la autoridad pública denegó el 4,7 % si el problema es el rechazo claramente el problema no es la COMPIN, en las ISAPRES este radica.

 

El otro argumento que esgrime «es el tiempo de tramitación lo que ha generado colapsos en las oficina de COMPIN y molestia por parte de la ciudadanía» la Subsecretaria agregó que «se trata de una reforma estructural de la COMPIN lo que significa que uno de los cambios importantes podría hacer que el organismo ya no dependa del Ministerio de Salud». De paso y en la misma nota, los epígonos del modelo indican que el 1,5% de la cotización de salud debiera derivarse al Subsidio de Incapacidad Laboral, contribuyendo a la ingente falta de financiamiento de la salud pública

 

¿CUÁLES SON LOS FUNDAMENTOS DE ESTAS MEDIDAS?

 

En este escenario dable es interrogarse respecto a ¿Qué diagnóstico se hizo para arribar a esto?,  ¿Es que tenemos problemas con los sistemas informáticos antiguos que tenemos? sabemos que datan del año 1996.

 

¿Tenemos problemas de presupuesto? ¿Son los problemas de infraestructura? ¿Son  problemas con los funcionarios lo que motivan el cambio? ¿Es el alto porcentaje de licencias mal emitidas o fraudulentas lo que impulsa a estas modificaciones? ¿Cómo se determina que el porcentaje es de un 30%?.

 

Por último, ¿Se solucionan todos estos problemas generando una nueva institucionalidad?

 

Ninguna de las posibles respuestas a estas interrogantes justifica la creación de una nueva entidad, ya que las medidas para evitar las Licencias fraudulentas son otras y la autoridad lo sabe. Si se genera una nueva institucionalidad con un sistema propio y nuevo, ¿por qué no se hace ello con la COMPIN?. El mismo razonamiento debería hacerse con la infraestructura, ya que un nuevo organismos requerirá de oficinas, implementación, lo que tiene un altísimo costo asociado.

 

De igual forma si es presupuesto, que se le dote de mayor presupuesto a la COMPIN para poder hacer los pagos correspondientes y de manera oportuna, pagando la deuda a las ISAPRES como a las instituciones públicas, las que representan más del doble que a las ISAPRES. Claramente la intención transita por otras rutas.

 

HACIA EL DESMANTELAMIENTO DE LA AUTORIDAD SANITARIA. 

Así es como estamos en presencia de una profunda amenaza a los trabajadores y usuarios de la Salud Pública, de un lado porque se extraerá de su presupuesto un 1,5% para asegurar el negocio y de otro incrementa de manera uniforme el rechazo de la licencia ya que la COMPIN con cerca de cuatro millones y medio de licencias tramitadas en el año habría rechazado poco menos poco más de 150.000 licencias.

 

El generar está «modificación estructural» implicará un severo golpe la Autoridad Sanitaria, ya que la COMPIN depende de la Subsecretaría de Salud Pública toda vez que, lo que Chile necesita y la comunidad de trabajadores y usuarios reclaman,  es el Fortalecimiento de la Autoridad Sanitaria.

 

Al indicar que el nuevo organismo podría no depender del Ministerio Salud se desnaturaliza el sentido de Subsidio la Incapacidad Laboral que tiene que ver con el reposo necesario por parte de los trabajadores, entendido este como un derecho social y transformarlo en un seguro más al servicio del mercado. Ello es lo que nos lleva a exigir la valoración de la Licencia Médica  y a defender la obligación que tiene el Ministerio de Salud, a través de la Autoridad Sanitaria, con profesionales y funcionarios comprometidos en la gestión, y fiscalización de la Licencia Médica.

 

 LA PARTICIPACION AL DEBE 

 

Con esta iniciativa la participación de los trabajadores, garantizadas las normas instaurada por la Dirección del Servicio Civil desprendidas de los Instructivos Presidenciales Sobre Buenas Prácticas Laborales y Desarrollo Personas se han perdido completamente.

 

Nada se dice qué va a ocurrir con los funcionarios de la COMPIN que cumplen la tarea de gestionar la Licencia Médica,  si dejarán de ser funcionarios de la Subsecretaría de Salud Pública si tendrán o no estabilidad laboral, si mantendrán sus conquistas o sufrirán  menoscabo económico y financiero. Nada se dice si mantendrán sus beneficios como los eventuales bonos derivados de los cumplimientos de Metas de Desempeño o de los Programas de Mejoramiento de la Gestión, o la misma Asignación de Fortalecimiento de la Autoridad Sanitaria, la que sólo pueden percibir quienes trabajan en la Subsecretaría de Salud Pública.

 

Nuevamente estamos ante una arremetida por desmantelar la Autoridad Sanitaria lo que rechazamos rotundamente.

 

Nos declaramos en estado de alerta permanente y llamamos a la comunidad y a los parlamentarios a estar atentos frente a esta amenaza a la institucionalidad de salud y a la institución al Estado nacida para proteger la salud a población y no para amenazarla, como está ocurriendo ahora en función del lucro de quienes se enriquecen día a día con la salud de la población, favoreciendo el negocio de las ISAPRES,  en desmedro de la institución pública de salud.

 

Es por acciones de esta naturaleza que nos hacemos parte de la movilización del 5 de septiembre, convocada por Unidad Social ya que nos cansamos de tanta decisión impropia y atrabiliaria por parte de la autoridad de salud que amenaza a la autoridad Sanitaria y la salud de la población.

 

DIRECTORIO FENFUSSAP NACIONAL

 

 

Santiago, agosto 28 de 2019.

También te podría gustar...

Deja un comentario