CUARENTENA NACIONAL o EPIDEMIA NACIONAL

El Ministro de Salud y el Presidente de la República tienen que asumir la responsabilidad histórica respecto del manejo de la gran crisis sanitaria que enfrentamos a causa de la pandemia originada por el COVID 19.
Las medidas del ejecutivo, representada por la autoridad de salud, han sido esencialmente reactivas, insuficientes, a destiempo y, sobre todo, no han estado amparadas bajo la mirada salubrista, ellas más que tranquilidad han conducido a provocar una condición de pánico generalizado en la población que pareciera estar orientado a que la sociedad se aparte de las preocupaciones sobre aspectos relevantes que determinan el modo como nuestra comunidad se organiza, produce y se reproduce.
Esa misma precariedad contiene el memorándum 31 de fecha 20/03/2020 que remite el Ministro Mañalich. Las cifras de los contagiados y la proyección de quienes deben mantener la cuarentena precautoria, desde esa mirada, son sólo la punta del iceberg que esconde una cantidad evidentemente superior a la que informa la autoridad.
Estamos frente a la peor de las amenazas que como país hayamos enfrentado, para salir de esta situación se requiere del máximo esfuerzo conjunto para lograrlo.
Si se trata de evitar la propagación de los contagios no hay más alternativa que decretar CUARENTENA TOTAL, manera única de evitar EPIDEMIA NACIONAL.
Ya lo hemos dicho, la salud es cuestión de Seguridad Nacional y en tanto tal, es responsabilidad del Estado asumir los costos que implican asegurar los derechos constitucionales y humanos esenciales de la salud de la población. Lo que hoy se escatime en inversión crecerá exponencialmente en el detrimento de nuestra economía si no operamos oportuna y radicalmente para evitar los efectos de la pandemia.
Si la salud es comprendida como el estado de bienestar pleno de la población obliga a la autoridad de salud a tomar todas las medidas precautorias que amenacen esta condición de bienestar.
Es por lo anterior que reiteramos nuestra más absoluta convicción que no queda otra alternativa, para evitar una crisis que podría desencadenar hasta la muerte de miles de chilenos, que decretar una cuarentena total.
Ya lo dijimos, los trabajadores de salud somos la primera línea en la contención de la pandemia, en la prevención, diagnostico tratamiento y limitar su propagación, ello obliga el fortalecimiento de la red asistencial y la salud pública encargada de realizar las pesquisas y control de contagios y cuarentenas. Son acciones de esta naturaleza las que nos ayudarán a controlar la epidemia, por ello es que exigimos:
CUARENTENA TOTAL para evitar la EPIDEMIA NACIONAL.

Directorio Nacional
FENFUSSAP

También te podría gustar...

Deja un comentario